Actualidad | Noticias | 03 JUL 2002

La contabilidad creativa golpea a Vivendi

El grupo de comunicación francés Vivendi ocultó 1.500 millones de euros de la venta de acciones, que no declaró como gastos en su cuenta de resultados de 2001. La dimisión de su presidente y el supuesto fraude contable hunden la cotización en bolsa de la compañía.
Alfonso Hernández

Los excesos en la práctica de la contabilidad creativa siguen generando víctimas entre las empresas tecnológicas y de telecomunicaciones. Ahora es el turno de la francesa Vivendi, el segundo grupo de comunicación mundial, que según publicó ayer el diario Le Monde, podría haber cometido irregularidades en la publicación de sus cuentas de resultados de 2001. Según el diario, Vivendi ocultó una operación de venta de 400 millones de acciones al grupo de comunicación BSkyB, que hubiera supuesto registrar pérdidas en el ejercicio 2001, en lugar de los beneficios que dieron a conocer.

La manipulación de las cuentas de Vivendi habrían supuesto 1.500 millones de euros de no ser porque la autoridad francesa competente en bolsa impidió el intento de maquillaje, pero en la operación podrían estar implicados los propios auditores, según Le Monde. De nuevo, todas las miradas están puestas en Arthur Andersen, auditores de la compañía, que ofrecieron a Vivendi un sistema de presentación de resultados muy sofisticado para que la compañía pudiera beneficiarse de ventajas contables francesas, estadounidenses y británicas. Sin embargo, la Comisión de Operaciones de Bolsa detectó graves imcompatibilidades legales en las cuentas de Vivendi, que se han conocido ahora.

Vivendi ha comunicado su versión oficial al respecto, señalando que no han existido tales prácticas y que previamente a la publicación de sus resultados, la compañía consultó con la SEC y la COB (Commission de Operations de Bourse) para corroborar que la adquisición de las 400 millones de acciones de BSkyB no suponían su declaración como compra, con el consiguiente gravamen, sino como transacción, tanto para el sistema contable de Estados Unidos como para el francés. La SEC autorizó las cuentas de la compañía, y posteriormente contrató a KPMG para presentar sus resultados a las autoridades bursátiles francesas.

Una vez hechas públicas las sospechas de fraude financiero, la cotización de Vivendi cayó a mínimos, perdiendo un cuarto de su valor en la bolsa de París y con sus acciones llegando a caer un 40 por ciento, hasta poco más de 17 euros. La caída de Vivendi en bolsa se produjo después de que su presidente, Jean-Marie Messier, anunciara su dimisión previamente a hacerse público el supuesto escándalo de contabilidad en la empresa. Messier ha reconocido que su marcha se debe a las divisiones que existen en la empresa, y que conducirán seguramente a su partición en grupos.

Efecto dominó
Las irregularidades en las cuentas de Vivendi son las primeras que afectan a una empresa europea después de la sucesión de escándalos contables en las empresas norteamericanas. La falta de credibilidad en las cuentas empresariales ya ha provocado consecuencias en las últimamente delicadas bolsas europeas. Por ejemplo, el índice Euro Stoxx 50 registró su peor sesión en nueve meses, y las principales bolsas europeas cayeron entre un 2 y un 4 por ciento, siguiendo la repercusión en los índices Dow Jones y Nasdaq, con caídas del 1 y el 3 por ciento, respectívamente.

El último golpe a la credibilidad contable en las empresas norteamericanas la protagoniza Xerox y su auditora KPMG, que está siendo investigada por la SEC (Securities and Exchange Comission) por una manipulación en la cuenta de resultados de 2001. Los directivos de Xerox ya han recocido que "inflaron" las ventas de la compañía en 1.900 millones de dólares, y también los beneficios brutos.

Por su parte, el fraude de Worldcom podría aumentar hasta casi 5.000 millones de dólares, con mil millones más procedentes de una nueva revisión de las cuentas de la compañía que no se habrían dado a conocer en la primera auditoría. El CEO de Worldcom, John Sidgmore, pidió ayer disculpas públicamente en Washington por la gestión de los anteriores directivos de la compañía, y prometió "hacer todo lo necesario para clarificar el escándalo y devolver la confianza pública en la empresa".

Vivendi: www.vivendi.com

Noticias relacionadas
Las tecnológicas arrastran las bolsas internacionales al pesimismo
http://www.idg.es/iworld/noticia.asp?id=24280&sec=



Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información