Actualidad | Noticias | 03 MAY 2004

IP: los cimientos de la red inteligente

El corazón de la infraestructura de sistemas será, sin duda, la red. Y ésta debe construirse sobre un pilar esencial, el protocolo IP, que le aporta un sinfín de posibilidades para dotar de inteligencia a la gestión empresarial. Esta es la principal conclusión extraída del evento “Ventajas Tecnológicas y Económicas de las Soluciones IP”, organizado ayer por la consultora IDC en Madrid.
Esther Macías
“Las redes IP van mucho más allá que meras comunicaciones. Además, son ya una realidad, no hay que esperar al futuro para verlas. El mundo de la banca, la construcción, la sanidad y otros sectores cuentan con múltiples usuarios que ya aprecian las ventajas que las comunicaciones IP proporcionan”. Con estas palabras Jaime García, director de Análisis de IDC España, abría la jornada “Ventajas Tecnológicas y Económicas de las Soluciones IP”, organizada por la consultora en Madrid. García apuntó que, en la actualidad, las oportunidades se abren y se cierran en tiempo real, lo que precisa una gran flexibilidad por parte de las empresas y este requisito lo brindan las redes IP, que son “la base sobre la que se construye la red inteligente”.

Respuesta a los retos del mercado
Estas redes son las únicas que pueden responder a los grandes retos que existen en el mercado actualmente, que son la conectividad, la movilidad, la disponibilidad y la gestionabilidad. “Hoy en día, los requisitos de conectividad son mayores que nunca, ya que todo se conecta en tiempo real –aseguró García.- Por otra parte, la movilidad es clave, pues la premisa actual es convertir el trabajo en una actividad, más que en un lugar”. De hecho, según IDC esta tendencia está en alza en España, donde se espera que el número de trabajadores móviles alcance más de un 47% de la fuerza laboral total. En cuanto a la disponibilidad, ésta debe ser total: “A las redes de datos hay que pedirles la misma disponibilidad que a las de voz, pues ya hay herramientas que lo permiten”, manifestó García. Éste apuntó a las múltiples aplicaciones de gestión de red que ya existen en el mercado.
Por otro lado, se refirió al imperante ROI (retorno de inversión), que sigue imperando desde que la crisis hiciera a las empresas replantearse y justificar todas sus inversiones en tecnología. Eso sí, García incidió en que la clave no es “invertir menos, sino mejor”.

Hacia la ansiada convergencia
El destino final de este viaje hacia las redes flexibles, transparentes, veloces y robustas, en definitiva, las redes del futuro, es la convergencia entre la red de datos y la de voz, a la que hay que unir herramientas de gestión inteligente. “Este camino hacia la convergencia pasa por cambiar el concepto que se ha transmitido al mercado de la tecnología IP, pues no hay que pensar en ésta como una tecnología que simplemente reduce costes, sino como la clave para añadir valor estratégico a las empresas y dotarles de mayores posibilidades de productividad gracias a sus aplicaciones de movilidad, de automatización y otras soluciones para contact centres, entre otras. Y las operadoras de telecomunicaciones tienen, en este viaje hacia la convergencia, un papel esencial: “Se convertirán, a medio plazo, en el proveedor integral de estas redes inteligentes”.


Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información