Actualidad | Noticias | 12 NOV 1999

IETF debate la necesidad de permitir escuchas telefónicas en Internet

La posibilidad de "pinchar" las conversaciones telefónicas sobre IP ha sido uno de los temas más debatidos durante el último encuentro de Internet Engineering Task Force (IETF). Las leyes de algunos países exigen que se puedan realizar esas escuchas, mientras que los fabricantes advierten de la brecha que esa opción abriría en la seguridad de las comunicaciones.
Arantxa G. Aguilera


La propuesta de permitir las escuchas telefónicas sobre Internet tiene su origen en los trabajos de IETF sobre protocolos que soporten telefonía sobre la Red. Las centrales de conmutación telefónicas convencionales disponen de esa posibilidad, ya que muchos países –incluidos los Estados Unidos- exigen a los operadores que intercepten o informen sobre ciertas comunicaciones a petición de ciertas agencias gubernamentales.

La cuestión está en definir si esas leyes son aplicables a las comunicaciones realizadas sobre Internet. En ese caso, los operadores podrían exigir a los fabricantes de equipos que incluyesen esa característica, al tiempo que las empresas podrían llegar a la conclusión de que sus comunicaciones carecen de la seguridad necesaria. Por el momento, el gobierno estadounidense no ha exigido a IETF que integre esa capacidad en los protocolos. Sin embargo, existe una ley –Communications Assistance for Law Enforcement Act de 1994- que impone multas de 10.000 dólares diarios a los operadores que no se adecuen a esta exigencia.

Algunos miembros de IETF han sugerido la necesidad de que sea esta organización la que supervise la integración de esa capacidad en los equipos con el objetivo de verificar su correcta aplicación. Según estas sugerencias, realizar las escuchas es sencillo; el problema está en restringir su utilización. Por contra, otros miembros han manifestado su temor de que esta “puerta trasera” pueda ser explotada por los hackers o por regímenes represivos. Su razonamiento se basa en que no se conseguiría evitar delitos, ya que los delincuentes utilizarían encriptación de extremo a extremo para evitar la intervención en sus comunicaciones.

Por otra parte, 60 grupos de presión y particulares –entre los que se encuentran IEEE, Electronic Frontier Foundation, Electronic Privacy Information Center y Computer Professional for Social Responsibility- han enviado una carta abierta a IETF solicitándole que no adopte nuevos protocolos o modifique los existentes con la intención de permitir los “pinchazos”.

A pesar de todo, la votación celebrada al final del debate sobre la idoneidad de crear protocolos que permitan las escuchas se saldó con más abstenciones que votos a favor o en contra.
www.ietf.org
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios