Actualidad | Noticias | 07 ABR 2003

IDC rebaja a un 2,3% el crecimiento del gasto mundial en TI para 2003

A menos que la guerra de Iraq se prolongue, el gasto mundial en TI repuntará este año, con un crecimiento del 2,3% respecto de 2002, según IDC. Esta tasa de incremento supone una revisión a la baja de las anteriores estimaciones de la consultora, que se cifraban en un 3,7%.
Comunicaciones World

Los efectos de la guerra de Iraq y las incertidumbres sobre la estabilidad de algunas regiones económicas han llevado a IDC a revisar a la baja sus estimaciones de crecimiento del gasto mundial en TI. En su último análisis “Worldwide Black Book”, la consultora reduce a un 2,3% la previsión inicial del crecimiento que se registrará por este concepto durante 2003, estimada anteriormente en un 3,7%. Durante los próximos años, el gasto total seguirá creciendo, registrando un incremento del 4 al 6% en 2004, y del 6 al 7% en 2005. En 2006, las previsiones de IDC apuntan a un nivel global de ingresos de un billón de dólares.

Asumiendo una guerra “relativamente corta” y una situación de estabilidad económica, IDC estima que el gasto mundial en TI alcanzará este año un volumen de 852.000 millones de dólares. Por regiones, Europa será la zona donde mayor crezca el gasto en TI, con un 2%, seguida de Estados Unidos, con un 1,5%. Por el contrario, se reducirá en un 1,4% en Japón, que continúa sufriendo una delicada situación económica, con una tasa de desempleo del 5%, la mayor de la última década.

El crecimiento del gasto total se verá potenciado por el software, que registrará aumentos del 4,5% a nivel mundial. Las inversiones en hardware, sin embargo, seguirán experimentando una evolución negativa, con una reducción del 0,5%. El gasto en servicios crecerá un 3,7%.

Para la consultora, son los bajos niveles de beneficios y la actual situación económica las dos principales razones que justifican el recorte del gasto en TI. No obstante, “desde hace un par de años se detecta una cierta demanda reprimida que, gradualmente, comenzará a contrarrestar estos factores inhibidores, incrementando paulatinamente las inversiones en TI”.

Cuando la guerra acabe, habrá un aumento global de la economía, al menos en Estados Unidos, experimentándose también una cierta mejoría en otras regiones. Japón, sin embargo, seguirá moviéndose en una delicada situación económica. En Europa, donde no se espera tantos estímulos económicos como se evidenciarán en Norteamérica, a más largo plazo acabará viéndose impulsada por la recuperación de Estados Unidos.

En concreto, IDC espera que se incrementen las compras de equipamiento de redes, potenciadas parcialmente por una mayor adopción de la banda ancha y el crecimiento de las redes de datos. Asimismo, el mercado de dispositivos de mano convergentes dará un impulso clave al hardware en general, que atravesará un mayor periodo de recuperación, debido a “la fiera competencia en precios y al mal comportamiento de los gastos de capital de los operadores de telecomunicaciones, que seguirá decreciendo”.

El outsourcing será uno de los segmentos de mayores crecimientos, a pesar incluso de que la evolución de este mercado se está viendo perjudicada por el recorte de gastos global que se produjo el año pasado. La consultora prevé además una mayor estabilidad en los precios de este tipo de servicios durante 2003 y 2004.

La movilidad, incluidos los dispositivos y servicios inalámbricos, se comportará con una tendencia global hacia los grandes incrementos. Concretamente, en Europa Occidental el gasto en este segmento amentará un 91% en 2004. Son los dispositivos convergentes -que combinan, por ejemplo, un ordenador de mano con un teléfono móvil- los que explican tales tasas de crecimiento. Sin embargo, la consultora advierte de que, a corto plazo, el excelente comportamiento previsto para este segmento no se verá correspondido en el gasto total europeo en TI. “De medio a largo plazo, los pronósticos sólo pueden ser positivos para los mercados europeos, pero, a corto, cualquier previsión de repunte significativo sigue siendo limitada.”

La región Asia-Pacífico registrará comportamientos diferentes en cada una de las zonas que la integran. Así, si se excluye a Japón, mejoran las estimaciones, particularmente las que se refieren a China, cuyo Producto Interior Bruto crecerá del 7 al 8% en 2004. En este mercado, las compañías de banca y seguros se muestran muy activas, y existen muy buenas expectativas para el sector de las telecomunicaciones. Australia, por su parte, seguirá siendo fuerte, y los países del Sudeste asiático continuarán evolucionando hacia la recuperación.

En cuanto a los mercados emergentes latinoamericanos, se mantienen “muy buenas expectativas de crecimiento para los próximos años, siempre que la zona se mantenga estable”. Sin embargo, como el abismo económico en que cayó Argentina sigue siendo una amenaza para otros países, cualquier pronóstico para la región tiene un carácter muy volátil. El mercado del Oriente Próximo arroja un gran interrogante, debido al efecto que una guerra prolongada podría tener en la zona.

En general, asumiendo que la guerra no se prolongue demasiado, IDC prevé una recuperación gradual de los beneficios corporativos y una mejora de la confianza de las empresas, lo que se traducirá en un incremento del gasto global en TI.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información