Actualidad | Noticias | 27 ABR 2005

España, en el puesto número 11 de Europa en sofisticación de servicios públicos on-line

La posición de España en lo que respecta a la sofisticación de servicios públicos a través de Internet supera a la media europea, alcanzando un porcentaje de un 73% respecto a esta última, de un 65%. Estos son algunos de los datos que se desprenden del informe anual que Capgemini elabora para la Unión Europea y que supone un indicador del nivel de progreso que tienen los países miembros en prestación de servicios públicos on-line.
Esther Macías
Según este informe, la media europea de disponibilidad de servicios on-line es de 39,5%, aunque para los quince países miembros de la Unión Europea (UE) y Noruega, Islandia y Suiza, que se suelen incluir en este informe, desde que comenzó a hacerse hace cinco años, este porcentaje crece en torno a un 4% más sobre los resultados de la anterior medida. En España en concreto, la cifra supera la media europea llegando al 55%.
El estudio, que por primera vez incluye también los datos sobre los quince países miembros, revela informaciones significativas como el hecho de que estos países se encuentran actualmente en lo referente a la disponibilidad de servicios on-line al mismo nivel que el resto de los países europeos hace solamente dos años, lo que, según Javier Díaz, vicepresidente de Administración Pública de Capgemini, “nos da una idea del avance que experimentan los últimos países que han entrado en la UE”. Éste destaca además el resultado conseguido en el estudio por parte de Estonia, líder indiscutible en esta área de los 10 nuevos estados miembros y la posición media de Eslovenia y Malta.

Grado de sofisticación
En cuanto al nivel de sofisticación de los servicios on-line, la media europea que se extrae del estudio es de un 65%, siendo un 53% para los nuevos estados miembros y un 72% para los quince antiguos más Noruega, Islandia y Suiza. España, por su parte, supera de nuevo la media y alcanza un porcentaje de un 73%, lo que supone un importante incremento respecto a la cifra del 50% alcanzada en 2001. Según Díaz, “sin duda, es la sofisticación de servicios on-line como lo que proporcionan organismos como la Agencia Tributaria o la Seguridad Social con prestaciones como los impuestos de la renta y sociedades y otras contribuciones, las declaraciones de aduanas y los certificados de matrimonio y nacimientos, los que ubican a España en esta óptima posición”.
Eso sí, también hay que especificar que este grado de sofisticación varía en función de si los servicios se dirigen a empresas o a ciudadanos. Así, mientras la media de los 28 países alcanza un 77% de sofisticación en los servicios para empresas, en los dirigidos a ciudadanos, la cifra disminuye hasta un 57%. “Esta diferencia de un 30% sigue siendo la misma desde hace cinco años –apunta Díaz- y se debe a que es más complejo proporcionar servicios on-line a los ciudadanos, además de precisar mayor integración entre el backoffice y el freontoffice”. Esta diferencia es incluso mayor en el caso de España, pues mientras la sofisticación en servicios para empresas es de un 94%, la de las prestaciones para ciudadanos es de un 59%.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información