Actualidad | Noticias | 04 JUN 2003

El mercado Wi-Fi podría sufrir la debacle de las puntocom

La industria de redes inalámbricas o Wi-Fi podría estar abocada a una explosión de la burbuja similar a la que sufrieron los negocios puntocom, a menos que el mercado acepte ampliamente esta tecnología, según un informe elaborado por la consultora norteamericana Forward Concepts.
Arantxa G. Aguilera
Aunque el número de puntos de acceso inalámbricos o “hot spots” crece día a día, sólo algunas de estas instalaciones serán rentables. El informe, denominado “Oportunidades de los puntos de acceso Wi-Fi: explotando el nuevo fenómeno”, afirma que en muchos casos las tecnologías que se han “reinventado”, como ha ocurrido con Internet, han obtenido un gran éxito por su masiva adopción por parte de los usuarios de a pie. Sin embargo, en el caso de los hot spots “el problema radica en los propios proveedores de estos puntos de acceso, que generalmente son pequeños, con una sola ubicación física y unidos de forma franquiciada a un agregador de puntos de acceso o a un desarrollador de la plataforma”.

Según esta consultora, a menos que los hot spots logren un nivel de entusiasmo entre los usuarios similar al que tienen por Internet, ocurrirá lo mismo que con el comercio electrónico, que no ha obtenido la aceptación esperada por el mercado. De momento, según Forward Concepts, el entusiasmo existe, y en 2003 se alcanzará un total de 46.000 nuevos hot spots en Estados Unidos. Pero en 2004 habrá una drástica caída en estas cifras, mientras la industria trata de buscar las aplicaciones, contenidos y diseños de terminal apropiados para la capacidad existente. El informe predice que el crecimiento en la creación de puntos de acceso se recuperará en 2005, y que en 2007 habrá, sólo en EE.UU., 530.000 hot spots.

El informe también se fija en Europa, mercado para el que prevé casi 800.000 hot spots instalados en 2007, mientras que en Asia habrá un millón en esa fecha -siendo pesimistas- que puede elevarse a 4 millones en las previsiones más optimistas.

En cuanto a ingresos se refiere, la consultora estima 8.000 millones de dólares en Estados Unidos en 2007 por este negocio, lo cual arroja unos 15.000 dólares de beneficios por cada punto de acceso. Con estos niveles de ingresos, los márgenes serán estrechos, y la rentabilidad global para esta industria dependerá de los costes de la infraestructura, que tendrán que ser lo más bajos posible.

Como en todos los negocios, habrá ganadores y perdedores, dependiendo de los lugares en los que se sitúen los puntos de acceso. Según el informe, los hoteles y grandes aeropuertos tendrán una gran porción de la tarta del mercado.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información