Actualidad | Noticias | 02 ABR 2007

El empleado, clave en las estrategias móviles corporativas

Las empresas deberían tener más en cuenta la opinión y necesidades de sus empleados a la hora de adoptar tecnología móvil en la organización, tal y como sugiere Lars Vestergaard, director de análisis de tecnologías móviles e inalámbricas de IDC Europa.
Arancha Asenjo
Cuando una empresa decide implantar una estrategia de movilidad debería hablar con sus empleados “y ser flexible con el uso de los dispositivos”, señaló el director de análisis de tecnologías móviles e inalámbricas de IDC Europa, Lars Vestergaard, durante la V Convocatoria sobre Movilidad de IDC celebrada el pasado 20 de marzo, ya que “la movilidad no siempre es trabajo”. El consultor señaló que, pese a que los dispositivos están destinados a ser usados para cuestiones laborales dentro de un entorno corporativo, existe una tendencia a utilizar tecnologías inalámbricas fuera de este entorno, con el consiguiente compromiso de la seguridad, y al uso de aplicaciones más allá de las propias del trabajo, como consulta de información y descargas de música o vídeo. No obstante, las estrategias de movilidad en la empresa están orientadas principalmente al acceso al correo, a Internet y a las aplicaciones de la Intranet, con “el acceso en tiempo real a bases de datos convirtiéndose progresivamente en una herramienta clave para las fuerzas de ventas y de campo”.

Según datos de la consultora, uno de cada tres empleados es trabajador móvil y el 55% de las empresas españolas está demandando un asesoramiento global en materia de movilidad. A este respecto, Vestergaard recomienda que no se espere a los avances tecnológicos prometidos por los proveedores si esto va a frenar la adopción de la movilidad y el beneficio de una mayor productividad y que se exija a los operadores “que no ofrezcan productos antes de que estén lo suficientemente probados”. A la hora de elegir el proveedor de comunicaciones móviles más adecuado para el proyecto de movilidad, el consultor de IDC señaló que existen dos tipos de operadores: “aquellos que son capaces de hacer todo –como los actuales operadores españoles- y los que hacen muy bien una sola cosa; a éstos últimos hay que preguntar quienes son sus socios para asegurarse la continuidad futura del proyecto”.

En cuanto a su despliegue, el director de análisis de IDC Europa apuntó la complejidad de la convergencia fijo-móvil y la aparición de nuevos planteamientos como MOA (Mobility oriented architecture) o COA (Convergence oriented architecture) que ayudan a solventar esta complejidad y a implementar una estrategia de movilidad empresarial con éxito. El coste es otra de las cuestiones más relevantes de un proyecto de movilidad. En este sentido, Lars Vestergaard afirmó que “nada es barato” y que hay que asumir que expandir la movilidad a los niveles más bajos de la organización “disparará los costes”, por lo que sugiere que se adopte un modelo que permita a la empresa tener el control sobre su gasto en movilidad. Asimismo, señaló que los servicios móviles gestionados son una buena opción para manejar todas estas cuestiones.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información