Actualidad | Noticias | 17 ENE 2001

El 2000 ha sido un buen ejercicio para Intel, pero el cuarto trimestre hace prever que el futuro a corto plazo no será tan brillante

Pese a la bonanza financiera que el año fiscal 2000 en su conjunto ha deparado a Intel, tanto en lo que se refiere a ingresos como a beneficios, la compañía admite que los resultados correspondientes al último trimestre se han visto afectados por el ambiente de incertidumbre que reina en la economía. Además, la firma planea cerrar su planta de fabricación en Puerto Rico como medida para reducir costes.
Comunicaciones World
Excluidos los costes asociados a adquisiciones, la compañía reportó unos ingresos netos durante el cuarto trimestre de 2.600 millones de dólares que se tradujeron en una ganancia de 0,38 dólares por acción, respectivamente, un 10 y un 12% más que en el mismo período de 1999. Estos resultados están en líneas con los anunciados por la compañía el mes pasado y, según Andy Bryant, vicepresidente senior de la firma, reflejan el penetrante impacto del empeoramiento de la economía a nivel global.

Una vez descontados los costes relacionados con adquisiciones , la cifra de ingresos netos en 2.200 millones de dólares (0,32 dólares por acción). La facturación durante el trimestre ha ascendido a 8.700 millones de dólares, un 6% más que en el cuarto trimestre del ejercicio anterior, pero decepcionante si se compara con el tercer trimestre del 2000.

Volviendo al ejercicio en su conjunto, la facturación se ha situado en 33,700 millones de dólares, un 15% más que en 1999. De esta forma, el 2000 se ha convertido en el catorceavo año consecutivo de crecimiento económico del fabricante. Los ingresos netos, excluidos los costes por adquisiciones, fueron de 12,1000 millones de dólares (1,73 dólares por acción), un 49% más que la cifra correspondiente al pasado ejercicio. Incluidos los costes por compras de otras compañías, los ingresos netos se han situado en 10.500 millones de dólares (1,51 dólares por acción)

Mirando al futuro. Intel prevé que los ingresos durante el primer trimestre de su ejercicio 2001 caigan en alrededor de un 15% respecto a los correspondientes al cuarto trimestre de 2000. Por ello, Intel se mantendrá alerta para controlar al máximo sus gastos durante los tres primeros meses del año en curso.
Una de las medidas para reducir costes será el cierre de su fábrica de Puerto Rico a mediados de año. Actualmente esta planta da empleo a 1.360 trabajadores y produce placas madre para PC de sobremesa y tarjetas de interfaz de red. Algunas áreas en las que la compañía descarta el recorte de gastos son las de I+D y de inversión de capital.

www.intel.com

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información