Actualidad | Noticias | 04 SEP 2001

Bull vende Integris a Steria por cerca de 32.000 millones de pesetas

Bull ha formalizado la venta de su unidad de consultoría y servicios Integris al grupo tecnológico rival Steria SCA por valor de 190 millones de euros (unos 32.000 millones de pesetas). La división Integris, resultado de la escisión realizada por Bull el pasado marzo, es el negocio más estratégico de Bull y supone cerca del 60% de la facturación total del grupo que asciende a 1.271 millones de euros.
Carmen Pastor

Además, esta división crece muy por encima del negocio de Infraestructuras y Sistemas -la otra unidad en la que quedó dividida la compañía francesa- y acapara la mayor parte de recursos de la compañía, tanto en lo que se refiere a capital como a número de empleados, con más de 10.000.
Una vez completada la operación de venta, a finales de este año, la compañía de servicios Steria se hará con el control de todas las actividades de la filial Integris en Europa a excepción de Francia, según han confirmado fuentes procedentes de la filial española de Bull a ComputerWorld. Como contrapartida, el grupo francés recibirá acciones de Steria por valor del 15% del capital total de la compañía mientras que Steria, por su parte, pasará a controlar también el 10% de Integris Francia que quedará transformada en una subsidiaria de la matriz de Bull.
El acuerdo afecta completamente a la organización de Integris en España. Una organización que, según señalan fuentes internas a la misma, “constituye el verdadero baluarte de la filial española de Bull con una facturación cercana a al 70% del total y una plantilla compuesta por unos 800 trabajadores”. De acuerdo con las citadas fuentes, la situación actual de estos trabajadores es de “completa incertidumbre”.
La venta de Integris es el último eslabón de una cadena de cesiones por parte del grupo tecnológico francés en un intento desenfrenado por hacerse con una inyección de unos 400 millones de euros con los que ajustar sus libros contables. Para ello, la compañía se ha deshecho de sus negocios menos estratégicos, como el de tarjetas inteligentes, que vendió a Schlumberger por 350 millones de euros, o su participación en el integrador de sistemas PSI Data. Pero finalmente Bull se ha visto obligada a deshacerse de su negocio más importante: Integris, para afrontar una situación de que desde hace meses no deja de ser crítica y que se ha saldado ya con el despido del 10% de su plantilla, pérdidas de 243 millones de euros y un retroceso del 2,3% en la facturación global del grupo a finales del año 2000.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información