Actualidad | Noticias | 14 JUN 2004

BroadVision muestra el renacimiento del e-business

La Ciudad de la Luz ha sido el último enclave donde el equipo de Broadvision ha aterrizado para mostrar a sus clientes, socios y expertos del mercado de aplicaciones web que el e-business está recobrando energía después de la crisis puntocom y que, lejos de ser un negocio en extinción, hoy tiene más sentido que nunca para mejorar la productividad empresarial. En el encuentro se presentó su última propuesta: Process, una solución web de gestión de procesos de negocio que otorga a la persona un papel central.
Esther Macías

Después de la sonada crisis de las puntocom y de tres años de retraimiento de la inversión no sólo en el sector de la tecnología en general, sino en soluciones de comercio electrónico en particular, parece que llegan mejores tiempos para el e-business. Así lo ha asegurado en París (Francia) el equipo de Broadvision, compañía liderada por el visionario del comercio electrónico Pehong Chen, y que ahora cumple diez años desarrollando aplicaciones basadas en Internet. “Hoy el mercado ha vuelto a la realidad –aseguraba Chen en París- y se ha demostrado que el valor del e-business sigue aumentando y que este modelo es correcto. Es el renacimiento del e-business. El problema fue la explosión de numerosas empresas dedicándose a lo mismo en un momento determinado”. Según el directivo, el presupuesto en tecnología ya ha aumentado y ahora la demanda se dirige a las aplicaciones web ‘autoservicio’, que satisfacen las cuatro métricas que deben caracterizar a las Tecnologías de la Información (TI): productividad, agilidad, eficiencia y escalabilidad. Chen señaló que en la actualidad no es viable que se tarde tanto en desarrollar aplicaciones y que los nuevos tiempos exigen rapidez de cambio ante un negocio que se transforma por momentos.

De los sistemas a las personas
Chen explicó que en las empresas existen dos tipos de procesos de negocio, los tradicionales, que se basan en los sistemas y que se han automatizado, y los llamados ‘edge’, que están basados en la actividad de las personas. Es a éstos últimos a los que se dirige el nuevo producto que su compañía ha presentado, Process, diseñado “para, por y desde las personas, para incrementar la colaboración en los procesos de negocio basados en la actividad de éstas”. De hecho, Chen aseguró que el objetivo de su compañía con el nuevo producto es aportar al BPM (Business Process Management) de la vieja escuela, un nuevo tipo de gestión de procesos centrado en las personas y cuya principal característica es el autoservicio.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios