Actualidad | Noticias | 27 JUN 2002

Andersen niega haber aprobado los resultados de KPNQwest durante 2001

El fraude de WorldComm ha dado alas al “síndrome ENRON”. La polémica se extiende ahora a KPNQwest: Arthur Andersen se niega a dar por buenos los resultados de la quebrada KPNQwest durante 2001. La ¿coincidencia? ha querido que la otrora prestigiosa auditora se viera implicada también en los escándalos de ENRON y WorldCom.
Comunicaciones World

Los auditores de KPNQwest negaron ayer haber dado hasta ahora la aprobación de los resultados del operador durante el ejercicio pasado, contribuyendo así a crear incertidumbre sobre la contabilidad de la compañía quebrada. Los acreedores e inversores de KPNQwest están intentando averiguar si, cuando el pasado abril sus responsables financieros aseguraron tener suficientes fondos para sobrevivir, estaban en realidad mintiéndoles, haciéndoles pasar por positiva una situación que podría ser ya entonces más que preocupante.

Las suspicacias están creciendo en las últimas horas a raíz del escándalo de WorldCom. El pasado martes, el segundo operador de larga distancia de Estados Unidos y uno de los más importantes del mundo, anunciaba el cese de su responsable financiero tras descubrirse la contabilización fraudulenta de 3.800 millones de dólares. Hoy mismo, la Comisión de Valores estadounidense ha denunciado por fraude a WorldCom, que estaría ya a un paso de la suspensión de pagos e, incluso, de la quiebra.

El hasta hace poco máximo responsable de
KPNQwest, Jack McMaster, ha insistido, sin embargo, en que los resultados de 2001, dados a conocer el pasado febrero, en los que se registró un incremento de los ingresos del 75,5%, fueron aprobados por Andersen. No obstante, un portavoz de Deloitte & Touche, que adquirió recientemente la filial holandesa de Andersen, nieva radicalmente que la auditora diera en ningún momento el visto bueno a las cuentas. “Los auditores de Andersen estaban analizando los resultados para proceder a su aprobación cuando los cambios que se produjeron en la situación de KPNQwest detuvo el proceso”, asegura la misma fuente.

Los bancos acreedores de KPNQwest, que ampliaron la línea de crédito a 525 millones de euros el pasado marzo, planean solicitar a los síndicos de la quiebra que se designe un investigador que investigue los libros contables y las relaciones de la joint venture con KPN y Qwest, que acumulaban conjuntamente alrededor del 40% de sus ventas.
Según los bancos y los liquidadores, existen discrepancias significativas entre el volumen que los dos fundadores dicen deber y el indicado en la contabilidad de KPNQwest.

Aunque McMaster no ha hecho declaraciones, Financial Times afirma que un ex ejecutivo del operador muy próximo a él, asegura que Paul Ogden, ex socio senior de Andersen y ahora empleado de Deloitte & Touche, firmó los resultados anuales. La prensa local señala que se ha editado 15.000 copias del informe anual pero que están depositadas `todavía en imprenta a petición de los síndicos de la quiebra.

www.kpnqwest.com

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información