Actualidad | Noticias | 23 FEB 2009

Alianzas y asociaciones, claves para superar la crisis

Un informe de PricewaterhouseCoopers pone de relieve que la colaboración con un socio externo proporciona a las empresas tecnológicas una mejor oportunidad para poder competir en el mercado. Sin embargo, aunque muchas son las ventajas también existen ciertos riesgos siendo la propiedad intelectual, la seguridad de la información y la reputación que aporte la empresa aliada lo que más preocupa a los altos directivos.
Network World

 La continúa evolución tecnológica hace que los cambios se produzcan a gran velocidad. Esto, unido a la creciente competencia existente en un mundo interconectado y sin fronteras, las exigencias cada vez más sofisticadas por parte de los consumidores y una mayor complejidad de los productos hace que las compañías tecnológicas tengan que aunar recursos y esfuerzos con un socio externo y de esta forma poder enfrentarse a la situación económica actual. La colaboración proporciona a las empresas oportunidades innovadoras, proporcionándoles más rapidez para lanzar sus productos al mercado. Esto les permite centrarse y explotar sus fortalezas; y les da acceso a una gama más amplia de tecnología, recursos y capacidades. Estas son algunas de las conclusiones que se desprenden de una encuestada realizada por PricewaterhouseCoopers a altos ejecutivos de las principales empresas tecnológicas de todo el mundo.

De acuerdo a los resultados obtenidos, el 50% de los encuestados consideran que la colaboración es muy importante y las previsiones, según la consultora, apuntan a que este porcentaje crezca hasta el 82% en los próximos tres años. Más de la mitad de los ejecutivos destacan que, gracias a la colaboración, pueden introducir con mayor rapidez nuevos productos al mercado; el 49% asegura que la colaboración les permite centrarse en los procesos y áreas en las que tienen una mayor especialización; y el 42% también destacan el acceso a una gama más alta de tecnología recursos y capacidades. Por lo que se refiere a cómo colaboran las compañías, las formas preferidas de las empresas tecnológicas son a través de asociaciones (50%), alianzas (46%) y joint ventures (20%). Por su parte, entre los socios preferidos para estas alianzas destacan los clientes y las compañías que no son competencia pero sí complementarias.

Aunque son muchas las ventajas de estas colaboraciones externas, estas alianzas también conllevan sus riesgos ya que la colaboración externa siempre es más compleja que cualquier iniciativa interna. Los tres peligros que más preocupan a los altos ejecutivos son la propiedad intelectual (56%), la seguridad de la propia información (28%) y el riesgo reputacional (25%) que les comporta la compañía con la que se han unido. Aún así, el estudio asegura que el verdadero riesgo es no colaborar con otros actores ya que hacerlo permite acceder a recursos de los que no dispone la compañía o, simplemente, poder prestar un servicio a un cliente que de otra forma sería imposible.



Favorece la penetración en mercados emergentes

Por último, la colaboración se presenta como fundamental para poder introducirse y ganar terreno en los países emergentes. Pero, al mismo tiempo, el 76% afirma que los riesgos, en comparación con los mercados desarrollados, son mucho mayores. En relación a la forma de colaboración más eficiente para entrar en los países emergentes, el 47% cree que lo son las asociaciones; el 43% las alianzas y el 38% las joint ventures. Casi la mitad de los entrevistados asegura estar colaborando con empresas locales en los países emergentes como medio para poder entrar en el mercado.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información