Actualidad | Noticias | 03 ABR 2006

Alcatel y Lucent acuerdan su fusión

Alcatel y Lucent Technologies alcanzaron ayer un acuerdo definitivo de fusión para crear una nueva compañía que partirá con unos ingresos combinados de 21.000 millones de euros y una sólida posición tanto en Estados Unidos como en Europa y Asia. La suma de sus plantillas asciende a unos 88.000 trabajadores, de los que un 10% perderán sus puestos como resultado de la fusión.
Comunicaciones World

Según los términos del acuerdo, Alcatel tendrá el 60% de la compañía fusionada, que tendrá su sede central en París, y Lucent el 40% restante. Patrice Russo, CEO de Lucent, ocupará el mismo cargo en la nueva firma, y Serge Tchuruk, CEO de Alcatel, será su presidente no ejecutivo. El consejo de administración estará formado además por cinco consejeros de cada compañía y dos directores europeos independientes. Además, se creará una compañía separada para controlar las actividades de Lucent para la Administración estadounidense.


La fusión, que tendrá una capitalización bursátil de 30.000 millones, podría tardar entre seis y doce meses en cerrarse, una vez obtenido el visto bueno de las autoridades respectivas.

En España, los dos fabricantes cuentan con una plantilla conjunta de 2.000 empleados, de los que 1.400 pertenecen a Alcatel, y varios centros de desarrollo.

La unión de Alcatel y Lucent, dos de los mayores y más veteranos fabricantes de telecomunicaciones del mercado, mejorará la situación de la nueva empresa para hacer frente a la creciente competencia en el negocio de operadores, alimentada hoy fundamentalmente por la irrupción en los mercados occidentales de los gigantes chinos Huawei Technologies y ZTE, que se afanan, y con éxito creciente, por ganar cuota. Y justo en un momento en que las inversiones de las compañías de telecomunicaciones empiezan a despegar tras años de apatía.

Según los analistas, un acuerdo de estas características adquiere sentido en la medida que no existe demasiado solapamiento entre las bases de clientes de las dos compañías. Mientras que Lucent es especialmente fuerte en Norteamérica, Alcatel cuenta con un posicionamiento destacado en Europa y Asia. Si se mira desde esta perspectiva, teniendo en cuenta además las reducciones de costes que supone la fusión y el enorme poder de compra que están consiguiendo los grandes operadores a consecuencia de su proceso de consolidación, se trata de un movimiento estratégico muy acertado.Las sinergias conseguidas anualmente tendrán, antes de impuestos, un valor de 1.400 millones de euros, que se realizarán principalmente en los dos primeros años.

Adicionalmente, ambas se beneficiarán de la combinación de sus presupuestos de I+D para lanzar soluciones capaces de impactar con fuerza el mercado en áreas como los móviles y la banda ancha, los verdaderos motores del negocio durante los próximos años. En conjunto, la nueva compañía dispondrá de 26.100 ingenieros y científicos en todo el mundo, incluyendo los míticos Bell Labs.

En el mercado de empresa, que para Alcatel representa el 10% de sus ingresos y que Lucent segregó hace años en Avaya, también la fusión es vista como positiva por los expertos. La multinacional francesa consigue reforzar su marca en el mercado estadounidense, donde, si bien mantiene presencia desde hace muchos años, le cuesta competir con firmas allí consolidadas como Cisco, Nortel o la propia Avaya. Por su parte, Lucent logra retomar con éxito un segmento de negocio del que salió hace tiempo y al que intenta desesperadamente volver para reforzar sus ingresos, como demuestra el énfasis que está haciendo últimamente en los servicios para grandes empresas. Aquí, la potente oferta de Alcatel en telefonía corporativa y su fuerte apuesta por las redes y las aplicaciones convergentes le será de gran valor. Para la norteamericana, la fusión supone además una opción financiera ventajosa para acabar con su larga travesía del desierto.

La unión de los negocios de Lucent y Alcatel dará lugar a un gigante sólo superado mundialmente en cuanto a ingresos por Motorola, situándose a prácticamente el mismo nivel que Cisco, muy por encima de los 20.000 millones de dólares. Tanto una como otra reportaron ingresos de miles de millones de dólares en su más reciente año fiscal. Los de Alcatel ascendieron a 13.100 millones de euros de enero a diciembre de 2005, un 7% más que el ejercicio anterior. En el caso de su beneficio neto, la mejora fue aún mayor, de un 61%, situándolo en 930 millones de euros. Por lo que respecta a Lucent, en su último año fiscal aumentó sus ingresos un 4%, alcanzando los 9.400 millones de dólares, aunque su beneficio, de 1.200 millones de dólares, supuso una reducción del 41% frente al ejercicio anterior.

“Nuestros clientes necesitan un socio capaz por su tamaño y porfolio de diseñar y gestionar redes cada vez más convergentes que ofrezcan al mercado los servicios de telecomunicaciones más avanzados. Esta fusión responde a sus expectativas en cuanto a ejecución, innovación y servicios,“ comenta Russo. “Serge y yo trabajaremos activamente con nuestro equipo de dirección para que las fortalezas y cultura de excelencia tecnológica de cada una de nuestra compañías nos permitan posicionar a esta sociedad común de forma única de cara al éxito, al crecimiento y a la creación de valor a partir de las redes y servicios de próxima generación.”

“Tenemos un claro compromiso para avanzar agresivamente una vez concluida la fusión e integrar rápidamente nuestras operaciones y culturas corporativas para que nuestros clientes, accionistas y empleados saquen el máximo partido de esta fusión,” afirma Tchuruk. “Compartimos la misma visión sobre el futuro de las redes y sobre el modo en que debemos servir a nuestros clientes, y disponemos de un equipo global, con talento y motivado. Esta es una excelente oportunidad para orientarnos juntos hacia el futuro.”

Lucent y Alcatel negociaron en 2001 un acuerdo similar al alcanzado el pasado domingo, aunque entonces no se llegó a un acuerdo, atribuyéndose el fracaso al hecho de que Lucent hubiera insistido en aplicar una fórmula de “fusión entre iguales”, con igual número de representantes de cada una en el consejo de dirección de la organización naciente. Ninguna de las dos compañías dio explicación oficial alguna sobre el fracaso de este primer acercamiento.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios