Actualidad | Noticias | 12 ENE 2015

2015, el año de los microservicios

En el año 2014 una nueva arquitectura de microservicios apareció en el panorama de las TI como la manera de acelerar el desarrollo de aplicaciones web y para móviles. A lo largo de este año que acabamos de iniciar, los microservicios mostrarán los beneficios que son capaces de proporcionar.
Servicios TI
Marga Verdú

¿Por qué  rascar en código cuando se pueden ensamblar múltiples aplicaciones que proporcionen los mismos servicios a través del uso de APIs estándar?  Una vez desarrollados los servicios, la compañía tendrá capacidades para acceder a economías de escala, generando una estructura de costes más bajos. Hasta hoy, los intentos de implementar esta noción en la programación de aplicaciones fracasaron debido a lo que los expertos denominan “sobreingeniería”, como ocurrió con las tendencias CORBA y SOA. No obstante, en la actualidad, una vez superadas las barreras ocasionadas por el exceso de código, podemos ver cómo uno de los aspectos más interesantes de los microservicios –consistentes en su mayoría en pequeños programas de propósito único y accesibles a través de APIs-, es que su uso ha supuesto un fenómeno que está dirigiendo el panorama de los desarrolladores en la actualidad.

 

La arquitectura de microservicios parte básicamente de la fragmentación de una gran aplicación en piezas que mantengan coherencia. A partir de aquí, nada más iniciar el proceso de desarrollo de la aplicación, el desarrollador adquiere conocimientos y familiaridad con la plataforma, facilitando la obtención de soluciones frente a las barreras que van apareciendo entre diferentes aspectos que presenta la aplicación. Justo entonces, cada vez que encontramos algo que claramente tiene aspecto de poder trabajar de manera separada, lo convertimos en servicio. En sus inicios, la extensión de este tipo de aplicaciones era larga pero, al igual que otras historias relacionadas con la adopción de microservicios, se ha descubierto que estas aplicaciones pueden ser piezas que pueden reducir su extensión cada vez más y más. En cualquier caso, en microservicios no todo son cantos de sirena; sus detractores señalan que el principal problema de este tipo de aplicaciones reside en el proceso de testeo del sistema, dado que resulta difícil determinar con exactitud el efecto que causan determinadas acciones, en tanto que ciertos problemas podrían quedar enquistados en el interior de una cadena que no ha generado errores en su ejecución.

 

Martin Fowler, el legendario autor del Agile manifestó, que ha redactado hace pocos meses el mejor compendio de explicaciones relacionadas con los microservicios, realizó el pasado noviembre una presentación en la que explicaba con todo detalle una aproximación a los distintos tipos de microservicios que existen. En su intervención, Fowler  abogaba por realizar testeos a los servicios de manera individual, si bien reconocía que resulta complicado determinar si la funcionalidad total del sistema es correcta, o no. No obstante, este experto ha desarrollado una serie de estrategias, contratos y componentes para la realización de testeos end-to-end que ayudarán a los desarrolladores a que éstos puedan concentrarse exclusivamente el desarrollo de microservicios.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información